Skip to content

Dejan de caer calderos de agua y empiezan a llover bragas.

mayo 13, 2012

Casi un mes ha pasado desde que tomé la decisión de venirme a Londres, veintimuchos días en los que he disfrutado, he aprendido un montón,  he echado de menos muchas cosas, pero sobre todo, ha habido días en los que me han llegado bocanadas de aire fresco, mientras en España nuestra clase política se empeña en ahogar a los de siempre: el obrero, la gente de la calle, la gente normal… En esta ciudad continúan las novedades: Oxford Street, una de las calles más céntricas y más comerciales se engalana para el cumpleaños de la Reina, el sol sigue jugando al escondite con nosotros, de repente aparezco en uno de los clubs privados más exclusivos de Londres y caminando a la salida de las estación de Charing Chross me llueven bragas…

Esta semana se puede decir que ha empezado a ser una de las más divertidas en Londres, quizá que haya llovido menos ha ayudado a mi disfrute de la City, pero pensándolo en frío, ¡qué mas da el tiempo! Las propias aventuras de esta ciudad son lo que hacen a uno menos infeliz. El otro día me comentó un chaval que conocí aquí, natural de Barcelona, que él no aguantaba este tiempo. “En mayo en mi zona suelo ir en pantalón corto, camiseta e incluso a la playa. Este tiempo me amarga“, me espetó cuando relacionó su estado de ánimo con el tiempo. En parte lleva razón, pero también os diré que con tanto nublado y lluvia yo me acuerdo constantemente en Asturias. Sinceramente, yo sólo pido que no llueva y que no haga frío de enero. Por cierto, los últimos tres días ha salido el sol, sé que en España estáis asados de calor, yo no puedo decir lo mismo… Sin embargo, aquí el mismísimo Prince Charles (Carlos para los amigos) hizo de hombre del tiempo el pasado jueves cuando visitó las instalaciones de la BBC. Os adjunto vídeo! (( http://www.youtube.com/watch?v=54FKp4Ib4Kk ))

Quiero pedir disculpas por tardar tanto tiempo en actualizar esta semana, pero entre unas cosas y otras… no me ha dado tiempo. Aquí el pasado lunes, día 7, fue Bank Holiday, es decir, fiesta. ¿Por qué? Pensad que el día 1 aquí todo el mundo curró como buenos trabajadores para hacer honor a ese gran día de la fiesta del trabajo. Mientras, se nos obsequió con un fantástico lunes (creo que algo de esto se ha  planteado hacer en España, pero “no hay huevos” a mover los festivos, o esa sensación me da a mí). Bonito día que aproveché para volver a visitar la Tate Modern, uno de los museos más especiales de Londres, situado en la zona de South Bank. La Tate es una galería de arte de las más famosas del mundo, no sólo por sus obras, sino también por su edificio, su situación y sus vistas. Allí puedes encontrar obras de todo tipo: desde Picaso, Dalí, hasta lo más abstracto que te puedas echar a la cara.

De club privado, al más puro estilo ricachón americano: Shoreditch House.

Pasé un día muy agradable con muy buena compañía, el caso es que el destino quiso llevarnos a Shoreditch House, uno de los clubs privados que hay Londres, uno de los más exclusivos y conocidos. (Aclarar dos cosas: que nadie cambie el nombre club por puticlub -que os conozco-; y conservad la calma, no me he prostituido con señoras mayores para poder acceder). Sin embargo, a través de una amiga, que a su vez es amiga de… ahí está la cuestión y accedimos. Para poder entrar a este club se necesita ser socio, o conocer a alguien  te lleve (si eres socio puedes llevar a dos o tres personas invitadas).

¿El dinero te permite ser socio de este local exclusivo? ¡NO! Para ser socio de Shoreditch House se necesita dinero, está claro, pero también unas cuántas personas que ya lo sean y te recomienden, no está mal. Poco puedo enseñar y contar de lo que había en su interior. Por fuera es un edificio de seis plantas, feo, oscuro que oculta su gran belleza. En su interior: varios restaurantes, cafeterías, hotel exclusivo, salas de reuniones, de descanso, gimnasio, piscina al aire libre climatizada -el agua siempre está a 20 grados-, azotea – solarium… ¿sigo? Es impresionante. Tiene una decoración exquisita, digna de la típica película americana. Muchas de sus estancias me recordaron a imágenes de la serie de televisión americana Gossip Girl -ésta que narra las trepidantes aventuras de los niños pijos del Upper East Side neoyorquino-. Es un lugar en el que omites todo lo que hay en elexterior y tan sólo te limitas a disfrutar.

No sé con qué me quedaría, pero quizá con la planta sexta, donde había un exclusivo restaurante, con una gran cristalera que te permitía contemplar Londres -concretamente la zona conocida como la City-. Cristalera que también ocupaba parte del techo, y que compartía planta con la piscina climatizada. Me cuentan que a este club va en ciertas ocasiones Madonna y otras estrellas mundiales. Pude compartir mesa y mantel con mis dos amigas y una productora de cine, y hasta aquí puedo leer…  Simplemente os puedo decir que fue genial, estupendo, impresionante y que me encantaría volver y bañarme en esa estupenda piscina. Aquí os dejo una imagen que capté con mi móvil -creo que lo de hacer fotos estaba algo prohibido- hecha desde la azotea en la que se puede apreciar muchos edificios de la City.

Y de lo exclusivo a otras de las cosas que nos trae de cabeza a todos. El próximo martes día 15 se cumple un año del famoso movimiento 15M. Movimiento que me pilló a pleno rendimiento en Radio 5, en Madrid. Recuerdo que por las mañanas contaba noticias, por la tarde máster,y lo que me quedaba de día iba a Sol, porque estaba indignado y por mi vocación periodística. Ayer había convocado un acto en Londres en St. Paul’s, lugar de los indignados británicos… y allí estuve. No sé si porque sigo indignado, porque sigo siendo periodista, aunque tengo que admitir que fui por las dos cosas… El próximo día creo que voy a coger un micrófono una cámara y grabaré todo para vosotros… me encantan los periodistas británicos, había un montón de medios, fotógrafos… buen ambiente… E incluso allí vi a la mismísima Anna Bosch, periodista de TVE, y corresponsal de este medio en Londres. Fui poco valiente, lo admito, y no le dije nada, pero no estaba con cámara y micrófono, así que espero coincidir con ella más días, trabajando. La próxima vez la saludaré.

Después de disfrutar curioseando periodísticamente el movimiento #OccupyLondon hice el recorrido de la calle de la tinta, que me mostró mi compañera periodista y amiga Patricia. Vimos la primera sede de la agencia de noticias Reuters y uno de los bares donde los periodistas iban a olvidar sus grandes relatos periodísticos gracias al alcohol.  Aunque este episodio os lo cuento el próximo día…

… Otro día, porque antes de cerrar este post os tengo que contar lo de las bragas. Sí. Como lo oís, esa prenda de ropa íntima de las mujeres. El caso es que en Londres acaba de abrir en pleno centro de compras -Regent Street- la tienda Hollister. Me comentan, porque no lo sé, que hay ropa de chica como de chico, eso sí los dependientes/as son modelos. Hasta ahora solo he visto chicos con mucha tableta de chocolate promocionando esta tienda, y no tías buenas como me van vendiendo. El caso es que tendré que ir hasta la tienda, de corte californiano, a comprobar por mi mismo dos cosas: que también hay dependientas modelos y que hay ropa de chico.

Volviendo a la lluvia de bragas, que me voy por las ramas, este sábado me dirigía hacia Trafalgar Square a un concierto de la Orquesta Sinfónica de Londres y nos topamos con un autobús de dos plantas, descubierto, en el que había una docena de chicos en bañador y tableta de chocolate en el abdomen; y unas cuatro chicas, eso sí, más tapadas que una mujer con burka. Dicho autobús promocionaba la apertura de esta tienda de esta forma: lanzando ropa interior y con una panda de maromos de gimnasio. Confieso que yo también piqué. Me acerqué, me agaché y cogí lo que lanzaban: tres bragas, simplemente pensé ya podían ser calzoncillos para mí. Espero tener más suerte otro día. Y pensareis, ¿qué tengo pensado hacer? No las guardaré en mi armario, no soy nada fetichista. Podría montaros un concurso estupendo y maravilloso, pero me parece algo injusto hacia mis lectores masculinos, así que, querida hermana: un trío de bragas viajará hacia España la próxima semana, de la marca Hollister, así que ya puedes fardar de bragas.

Amigos míos, SED FELICES!!!

Besos y abrazos.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. mayo 21, 2012 10:23 am

    Hola Rubenico! Si, soy quien tu crees,y me he hecho una de estas páginas para comentarte los post,que hay algunos muy buenos,como este, me encanta las fotos del club :).
    Bueno,lo de las bragas.. buenísimo,ya me lo había contado María y yo quiero unas también! asique la próxima vez que te encuentres con esa gente.. ya sabes 🙂 jajaja
    Un beso desde Pucela 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: