Skip to content

Cuando entre tus lechugas y tú hay 1.582 kilómetros.

mayo 21, 2012

La llama Olímpica ya está aquí. Desde el pasado viernes por los pueblos y ciudades de la isla británica ya discurre la antorcha olímpica que el próximo 27 de julio encenderá el pebetero del London Olympic Stadium. Mientras tanto, las calles del centro londinenses continúan preparándose para un acontecimiento anterior a este: el Jubilee Diamond, la celebración de los sesenta años de Isabel II en el trono. Matiz de fechas, según la web oficial de la Reina, ésta accedió al trono el 2 de febrero de 1952, aunque no fue hasta el 5 de junio de 1953 cuando se celebró su coronación, por eso este año se celebra el 60 aniversario de su ascensión al reinado. Por Londres parece que el frío intenso empieza a desprenderse de nosotros, aunque el fresco permanece entre nosotros. Las lluvia nos empieza a respetar, y el sol continúa jugando al escondite. Sin embargo, el hombre del tiempo de la BBC dice que esta semana hará mejor, veremos qué pasa. Mientras mi semana normal: nada de clubs privados ingleses a lo Willy Fog, eso sí he visto cómo el London Bridge continúa elevándose y me estoy planteando seriamente montarme un huertico en plena City.

Esta semana pasada no ha sido especialmente estupenda en Londres. La verdad que creo que he sufrido el denominado “bajón” que todo el mundo pasa nada más llega. Pero como soy algo retrasado, he preferido esperar más de un mes para echar de menos todo, todo, y la misma semana, oyes. En fin, ya se va pasando. Estoy intentando hacer algo de freelance para algún medio español, algo va saliendo, pero insuficiente. Así que a todos os dejo mi nueva web ( http://bit.ly/LehZOG ) para promocionarme como si de una máquina me tratase. Aun está en fase experimental, pero está bastante avanzada la cosa. ¡¡COSAS POSITIVAS!! Ya tengo imágenes de mi mini-huerto que dejé abandonado en España. Mis queridos progenitores están disfrutando de una estupenda operación bikini gracias a mis lechugas, bien hermosas ellas. Aquí os dejo una foto de la primera lechuga de mi cosecha (con la colaboración especial de Javi y Agus). Mi siguiente reto como hortelano espero conseguirlo en Londres. El otro día visité una especie de asociación, formada por voluntarios, en la que cultivan plantas, desde verduras, pasando por frutales y flores varias. Gente muy simpática. Gente que casi me triplican la edad, pero que me hicieron pasar una mañana de sábado estupenda y maravillosa. El caso es que días anteriores había visto cerca de mi casa esta especie de club de barrio, y el fin de semana por fin me atreví a preguntar (ya sabéis que a veces debo encontrar mi día idóneo en el que el inglés me salga de dentro y sin pensar mucho). Entré en aquel mercadillo particular, y como si de hombre de campo me tratase estuve toda la mañana viendo plantas de tomates (de todo tipo: cherrys, amarillos, rojos, más grandes, más pequeños, grandes y feos, para hacer salsa de tomate, como unas ocho especies diferentes), lechugas, flores varias. Finalmente, el próximo fin de semana espero poder hacer de hortelano, y comenzar a cultivar mi huerto. De momento esta semana prepararé la tierra.

Y volviendo al turismo en Londres, este fin de semana he estado con dos viajeras españolas por estas tierras, a las que he  acompañado en su visita a la city. Ciudad que uno no se cansa de ver, admirar, contemplar y pasear. El caso es que estábamos en el London Bridge -una de las imágenes más típicas de Londres- el puente que se eleva para el paso de los barcos. Y aquí el menda les explicó a estas chicas que este puente se continúa elevando, que lo hace varias veces en semana, es decir que se sigue utilizando. El único problema que tenía era que tardaba una media hora en elevarse: MENTIRA. No sé porqué mi subconsciente se inventó esta información, y menos mal que el puente se puso en marcha justo cuando estábamos sobre él para desmentirlo. Así que haciendo fotos desde este lugar empezaron a sonar las sirenas: varios guardias de seguridad cortaron el tráfico, cerraron con verjas a ambos lados del puente impidiendo así el paso a peatones, ciclistas y vehículos. En menos de dos minutos el puente estaba completamente elevado, (y yo que decía media hora). Vimos pasar dos barcos. Y el puente volvió a su posición natural en tan sólo dos minutos. Aquí os dejo un vídeo en el que se puede comprobar que ahora estoy en lo cierto, y os aviso que va con entrevista incluida a las señoritas Cristina y Leire.

A todo esto, finalmente el Chelsea ganó la Champions. Me hubiera encantado haber visto este partido en mi bar del barrio, pero como estaba en buena compañía lo disfruté a orillas del Támesis, en un bar donde el fútbol era lo de menos y casi estábamos más emocionados viendo la final de la Champions un servidor, y mis acompañantes, que los propios ingleses. Y un apunte muy rápido: he ido al cine. Increíble. No por la película, sino por el contexto. Ya había visto muchas películas en inglés (con subtítulos en inglés o en castellano, pero subtitulada). En este caso fue a pelo. Sin subtítulos. Entendí la película –Dark Shadow, de Tim Burton– filmes que se caracterizan por ser muy visuales, pero ahí está la mitad del guión que se quedó en mi subconsciente, y que algún día sabré descifrar. Me gustó, caro carísima. Y una curiosidad: ¿27 minutos de anuncios? Si lo sé, en vez de llegar 15 minutos antes a la sala, voy  20 después. Cronometré 16 minutos de anuncios varios, y el resto de trailer… no está mal. Ah, ¿el precio? Tarifa de estudiante y en viernes, unos 10 euros (8,60 pounds).

Por cierto, ante posibles visitas a Londres, sólo debéis completar un requisito, traer productos de la tierra como jamón, chorizo o lomo. Aquí os dejo el último lote que recibí el pasado sábado. Lo mejor es que la foto está hecha en la Tate Modern, y allí mismo fue el traspaso de tal preciados productos. Y os voy a adjuntar otra foto de estas dos chicas en Camden Town, un lugar maravilloso donde pasar un domingo, donde puedes comer, comprar cualquier cosa que se te pase por la cabeza, y hasta hacerte un tatuaje o un piercing.

Besos y abrazos.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. mayo 21, 2012 10:39 am

    He de decir que ese chorizo y ese jamón se compró en Pucela, un jueves (día de tapas aquí).Tarde en la que tus papis fueron a recoger ropa de invierno de María, posterior toma de una caña en una terraza,y final de la tarde tomándonos una tapa de rabas con ali-oli Agus, Javi,María, Mario y la menda.Nos faltabas tu.. 😦
    Vuelveeeee!! 🙂
    Un besito y ánimo 🙂

    • mayo 21, 2012 10:46 am

      No me digas eso de que faltaba yo! jaja… Gracias por el comentario. Pues tengo ganas de ir por allí, aunque bueno, siempre os podéis coger un avión y venir hasta aquí no? Besazos!

      • mayo 21, 2012 11:07 am

        Tanto insistir,al final terminaremos allí 🙂 llevandote mas embutido del rico jajja.
        Un abrazo de parte de Mario también,que ya te escribirá me ha comentado jeje.

  2. mayo 23, 2012 5:23 pm

    Una pena de lechuga y tatuaje. Lo dejamos para la próxima vez. Mil ánimos y gracias por todo!!!!!!!

    • mayo 30, 2012 9:46 am

      Bueno, las lechugas me da que tendré que plantar nuevas. El tattoo habrá qeu volver a venir y hacerse uno. Un besazo!!

  3. mayo 23, 2012 5:24 pm

    Una pena de lechuga y de tatuaje. Lo dejamos para la próxima vez. Mil ánimos y gracias por todo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: