Skip to content

Cuando la Reina eclipsa un país: esto es Reino Unido.

junio 13, 2012

Ya hace más de una semana que sucedieron las celebraciones por el 60 aniversario del reinado de Isabel II en Reino Unido y todos los países de la Commonwealth. En primer lugar, mil disculpas por estar tantos días sin publicar nada en este pequeño rinconcito de Internet, el mal tiempo, y las ganas de estar en España y no poder ir, no hacían sentirme inspirado para estar a la altura de lo que me exijo en este blog. Sin embargo, aquí os voy a narrar cada una de las cosas que más me impresionaron durante tres días intensos del Jubileo de Diamante de la Reina de Inglaterra.

Sin duda esta celebración fue un precedente ante los inminentes Juegos Olímpicos que darán comienzo el próximo 27 de julio y que se prolongarán hasta el 10 de agosto. El Jubileo de la Reina movió a cientos de miles de personas alrededor de Londres durante tres intensas jornadas de actos. Uno de los actos más espectaculares fue el que se celebró el domingo 3 de junio con el desfile por el Támesis. En él participaron un millar de embarcaciones, barcos grandes, pequeños, piraguas, canoas y el gran barco que transportó a Isabel II junto al duque de Cambridge y el resto de la Familia Real inglesa. Algo espectacular. Se calcula que alrededor de un millón de personas se agolparon a las orillas del Támesis para logar ver algo de tal espectáculo que hacía 350 años que no sucedía en esta ciudad. Otro de los grandes desfiles Reales que han acogido las aguas del Támesis se produjo cuando Ana Bolena fue presentada a la sociedad inglesa para casarse con Enrique VIII. Puro espectáculo inglés.

El Jubilee Diamond, o el Jubileo de Diamante (como se ha traducido en Castellano por los comunicadores), no sólo ha sido tres días de celebraciones, sino una exaltación patriótica hasta límites insospechados. Durante los dos meses anteriores a estas celebraciones las tiendas y calles de la City estaban repletas de banderas, banderitas y cualquier referencia al 60 aniversario del reinado de doña Isabel. La fiebre británica llega hasta tales límites que aún hoy -a 13 de junio- muchos vehículos particulares continúan portando la bandera británica o la inglesa en sus ventanillas, y también muchas casas continúan exhibiendo en sus balcones las mismas banderas. Exaltación patriótica hasta la extenuación. (La foto es dedicada a mi público femenino, claro está. El caso es que el otro día fui a unos grandes almacenes situados en Oxford Street y me encontré a estos jovenzuelos).

Volviendo al desfile Real del domingo… Impresionante la acogida de los londoniers a este acto. La mañana era fría y amenazaba lluvia, cosa que no evitó la gran afluencia de gente. Desde mi punto de vista un diez a la organización de los ingleses ante grandes masas de gente. En todo momento evitan las aglomeraciones y empiezan a cerrar espacios. Ahora pongo ejemplos más visuales. Fui don dos amigos a ver este acto, el caso es que estábamos en el Big Ben para acceder al puente que conecta con el London Eye, o ir al margen izquierdo. El caso es que con más de dos horas de antelación que llegamos no nos dejaban entrar por ninguno de los dos lados, y os aseguro que sitio había. A esto me refiero, que para impedir posibles percances ante tal aglomeración de gente, prefieren cerrar el espacio. Menos mal que conseguimos ver algo desde el parque que hay situado al final de las Casas del Parlamento. Unas de las ventajas de todo esto es que se podía seguir el desfile a través de las 50 pantallas gigantes que había repartidas por la ciudad. A continuación os agrego un vídeo -de los muchos que grabé- en el que se puede ver el paso de la gran barcaza donde iba a la Familia Real. ((Nota hacia futuras críticas: es mejor verlo con el audio en off. Un periodista, emocionado, con tres horas de descanso después de una noche de fiesta solo puede decir palabras malsonantes y cosas sin sentidos, y gritar “guapa” y “estupenda” a una señora de 86 años. Además después de dos horas y media esperando no podía decir otra cosa.)) Disfrutadlo y reiros de mí, hoy os lo permito. En la foto con Olivia y Ricardo al final de las Casas del Parlamento.

Después de este momentazo decidí ir a seguir viendo las embarcaciones a la zona de London Bridge, allí fui hasta la zona de prensa y chupé agua como un tonto, pero a veces querer vivir algo histórico es lo que tiene. La lluvia hizo presencia en Londres, y casi, casi, hasta 10 días después no se ha ido, es lo lo malo que tiene esta ciudad.

Durante el paso de los barcos pude observar las ansias, ilusión de muchos británicos a orillas del Támesis. Me asombró, por ejemplo, una señora -de unos 80 años calculo- que aguantó igual que yo para ver durante 2 minutos a la Reina (más bien intuirlo). Familias enteras, gente sola, en fin, casi casi indescriptible.

Otro de los momentos grandiosos de este Diamon Jubilee se produjo el lunes, segundo día de grandes celebraciones. Lo más llamativo fue el concierto que se celebró delante del Buckingham Palace. Música en directo que nuevamente movió a la marea británica. Concierto con grades nombres como Paul Mc Cartney, Elton Jonh, Kylie Minogue, Jessie J, Madness, Robbie Williams, Will.i.am (Black Eyed Peace), Tom Jones, Ruby Turner, JLS, Ed Sheeran… impresionante nenes!! La verdad que los que son archiconocidos imaginaros la emoción verlo en directo. Bueno, más bien lo ví a través de una pantalla de Hyde Park, pero estaba al lado. Me gustaría poneros alguna de las actuaciones, pero podéis verlas todas en este enlace a la BBC. (No hace falta saber inglés, sólo es darle al play).

Sin ánimo de extenderme mucho más, el martes fue el día en el que cayó el agua que no había caído los días anteriores. Pero también era el día en el que la Reina fue con su carroza de oro por el centro de Londres. Junto a mi amiga Olivia intentamos acceder a cualquier lugar para ver a la Reina. Más de dos horas y todo estaba cortado. Bendita organización de los británico. Sin embargo, conseguimos esta instantánea, del saludo de la Reina en el balcón de Buckingham Palace.

Reino Unido es una país que puede presumir de gran apoyo a la Corona, a pesar de los grandes escándalos que siempre ha protagonizado esta Casa Real.  Las encuestas dicen que el 80 por ciento de los británicos la apoyan, pero siempre hay gente que es contraria a la realeza. Sin embargo, estamos ante una Casa Real que paga impuestos por sus negocios, lejos queda el “annus horribilis” de 1992 en el que la Reina Isabel II afrontó palo tras palo:  en marzo el duque de York anunció que se separaba de su mujer Sara, y a finales de año ella aparecía en topless y besándose con otro. En abril fue la Princesa Anna la que hizo lo mismo. Mientras que Diana y Carlos no andaban por buen camino en su relación, y fue en diciembre cuando anunciaron su separación. Entre tanto, en noviembre el castillo de Windsor sufrió un incendio que lo dejó bastante dañado. Sin embargo, los últimos años la popularidad de Isabel ha subido como la espuma: ya hace más de 10 años de la muerte de Diana de Gales, y su nieto Guillermo, algún día futuro Rey de este país junto a su esposa y la tranquilidad de su hermano parece que devuelven la calma a esta Casa Real.

Besos y abrazos.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. junio 13, 2012 2:30 pm

    un gran resumen del Jubilee, y un placer haber estado ahi para vivirlo en tan buena compañía. See you again in 10 years ?¿?¿

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: