Skip to content

La locura de la Roja, desde Londres

julio 3, 2012

Cada uno de los partidos de esta Eurocopa los he vivido en estas tierras. Recuerdo dónde he visto cada uno de los partidos y de España, y también donde vi la final de Leyenda que nos brindaron nuestros internacionales. Vivir un acontecimiento deportivo de estas características fuera de tu país, siempre se vive con un plus de patriotismo que cuando se está en la propia España. El triunfo de la Eurocopa de 2008 ya lo viví también a muchos kilómetros de mi casa, en Torino (Italia). Y como muchos de nosotros jamás imaginé poder vivir otro triunfo consecutivo de la Roja, y más, en el exterior, esta vez desde Londres.

Reconozco que hace muchos años no era nada fanático del fútbol, más bien era de los que lo detestaban, y contadas las ocasiones que ponía un partido en la televisión. Sin embargo, ya son varios años que este deporte me gusta, e incluso disfruto viéndolo. Muchas de las tardes-noches aquí en Londres he ido a mi ya nombrado bar “The Three Wishes” (Los tres deseos) de corte irlandés donde ya me toman como uno más de sus clientes. Ahí he visto ganar la Copa del Rey al Barça, la Europa League al Atlético de Madrid, la Liga al Madrid y la Champions (inclusive la eliminación del Barça y del Madrid). Respecto a la Eurocopa, en este bar, -donde nada más entro ya saben que quiero una pinta de Fosters- , vi el partido de Irlanda. Y sí, la mayoría de sus clientes ese día eran irlandeses, y ellos de sobra conocían mi equipo -por España-. Después de aquel baño de goles, un par de ellos me felicitaron y siguieron con las pintas. Y en ese momento agradecí que no hicieran de hooligans, porque era el día perfecto para partirme la cara (iban cocidos y creo recordar que era sábado, o jueves, ahora dudo). ((En esta foto salgo con Vero, compañera periodista, recién llegada a Londres))

La final la viví en uno de los Walk-About que hay en Londres. Después de los nervios acumulados durante los penaltis contra Portugal cuatro días antes, la final contra Italia se avecinaba difícil, complicada… y tenía pocas esperanzas. El resultado ya lo conocéis todos: 4-0. Pareció casi el partido más fácil de la Eurocopa… La euforia se desató en aquel local, la mayoría de los asistentes éramos españoles, así que imaginad la marea roja que se concentró en el bar. Saltos, gritos, cánticos. ¡¡¡IMPRESIONANTE!!!

La euforia vino con nosotros en el metro, muchos de los vagones fueron invadidos -literalmente- por los hinchas españoles que se dirigían hacia Piccadilly ya que Trafalgar Square estaba cerrado por algún acto que estaban montando allí o que había tenido lugar durante el fin de semana. Hubo momentos que pensé que en el mismo andén del metro nos estaría esperando los anti-disturbios ante tal jaleo que los tortilla de patata estaban montando en el suburbano. Fijaros, que hasta este domingo no me sentí observado en esta ciudad al llevar la cara pintada con los colores de la selección. Y es que, sorprender en Londres como para que te miren es demasiado, ya que es un país donde a nadie le extraña nada, y nunca fijan la vista en nada. El domingo lo conseguimos.

El despliegue español en el centro de Londres fue impresionante. De hecho llegué a pensar por momentos que nos encontrábamos en el centro de cualquier ciudad Española. Pero el tramo que comprende desde Leicester Square hasta Piccadilly Circus y calles aledañas sólo había seguidores de la Roja. No me atrevo a decir cuánta gente estaba celebrando el triunfo de la selección española, pero allí había muchísima gente.

Al margen de la victoria, cosas que me impresionaron. La policía dejó tranquilamente a los hinchas españoles celebrar la  el triunfo. Y otra cosa que me llamo la atención, ante tal presencia española hasta por los altavoces del metro se escuchó hablar español. Estaba en la misma parada de Piccadilly para coger la Bakerloo Line y se escuchó una español-inglés “Por favor, mantengan sus pertenencias a salvo”.

Y que ¿qué tal por Londres? Necesito sol y calor. Señores que es 3 de julio, y a mí me parece marzo o febrero. Sin duda que no me digan que en España no está haciendo bueno o que ha refrescado, aquí vivimos sumidos en la pre-primavera. Ahora continúo buscando trabajo, espero que esté cerca, porque lo que estoy haciendo hasta ahora me ha cansado, y quiero buscar una nueva oportunidad. Además, a esto de hacer le estoy cogiendo un gustillo que me gustaría dejarlo pronto por haber encontrado una “oportunidad” laboral en esta ciudad.

Por cierto, se nota que ya están a la vuelta de la esquina las Olimpiadas. En las estaciones de metro que tienen instalaciones para los Juegos ya han puesto carteles indicando “aquí esta determinada instalación”. No me quiero ni imaginar cómo será el metro de Londres durante el evento deportivo, pero pinta que muy saturado.

Ah, y si algún valiente quiere venir, o venir a verme que traiga sol, y de paso un poco de jamón y chorizo (lo necesito).

Besos y abrazos.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. julio 5, 2012 8:10 am

    El poder del futbol!! Vi el partido contra Francia en Paris, tambien temí las represalias al acabar, pero con gran tristeza la mayoria de franceses congregados en el bar me felicitaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: