Skip to content

Del Oeste al Este.

septiembre 3, 2013

¡Hola Amigos! Me pongo a releer mis entradas y veo que la última publicación es de hace más de un año. ¡¡SE ME CAE LA CARA DE VERGÜENZA!! Tantas cosas que han pasado en Reino Unido en este año. Tantas historias que deberían haber sido escritas en este espacio, y no lo han sido, pero aún no es tarde para destripar y llevar a vuestros ojos a través de estas líneas esas cosas que hacen diferente a Londres…

En todo este año: hemos pasado frío, mucho, hemos visto nevar en Londres, he pasado la noche vieja aquí… he recibido varias visitas; amigos que han venido a vivir, otros que se han ido de Londres… La vida pasando. Y después llegó el verano: mi mejor amiga se casó (fui a España), por supuesto… He viajado varias veces a España (la primera vez que fui pasaron casi 8 meses), a París, Ámsterdam… y algún viaje más que aún queda pendiente para los próximos meses. Y hasta me he mudado de casa.

Cada día, cada minuto, cada paso que doy por esta ciudad se me ocurren cosas que contaros. De las últimas cosas que he hecho ha sido mudarme de casa. La verdad que fue un poco precipitado. Mi antiguo casero se volvió loco de la noche a la mañana, me pidió como unas 150 libras más al mes (que luego rebajó a 100), y yo decidí escapar. Echo de menos el Oeste, pero dicen que no hay mal que por bien no venga. Ahora vivo en el Este de Londres. Vivo a unos 10 minutos de Brick Lane, cerca de Liverpool Street. Ahora estoy en un ambiente más internacional. Os iré informando.

En cuanto al trabajo, creo que no debería quejarme (aunque es mi afición preferida). En los últimos meses me han dado dos premios. No sé cómo tomármelo. Uno fue algo así como “servicio más rápido al cliente” (200 libras de bonus). Y luego me nombraron mejor “servicio al cliente”. En los dos discrepo: porque en mi compañía hay gente que trabaja tanto, igual, o más que yo; y segundo, hay gente que tiene un servicio al cliente tan bueno o mejor que el mío. Pero después de pasar por caja, no me voy a quejar. Sin embargo, a veces pienso, ¿por qué aquí tanto, a pesar de mi trabajo de supervivencia, y en España si me dejo me escupen en la cara?

Así es, amigos. En cada sitio que uno busca una oportunidad, en nuestro país llamado España, te dan con las puertas en las narices. Yo lo comprobé durante cerca de un año. Y lo sigo comprobando cuando he vuelto a intentar volver. Resulta que hace unos meses eché una especie de beca en una conocida empresa de España, muy potente, sita en Madrid. Había decidido gastar mi premio de 200 libras esterlinas en un billete de ida y vuelta para la entrevista. Entrevista que nunca llegó. Coincidiendo con uno de mis viajes a España en julio decidí llamar por teléfono para ver el estado de mi solicitud. El resumen de mi conversación con una de las secretaria que gestionaba las becas fue la siguiente:

Rubén: Buenos Días, llamaba para informarme sobre el estado de mi beca.
Secretaria: Dígame su especialidad, por favor.
R: Periodismo, gracias.
S: Casualmente hoy es el último día de entrevistas…
R: Eso significa, que sino me llamaron ya, nunca lo harán…
S: Yo no lo diría así, pero sí, tiene usted razón. De todas formas, le digo, que no se agobie hemos recibido como 7.000 solicitudes y como comprenderá ni hemos tenido tiempo de mirar todas las candidaturas. Lo siento. Gracias por llamar. Un saludo.
………….

Creo que nadie se puede imaginar la cara que puse y la sensación de “¿Hola? ¿Seré el gilipollas 6.999 al que no han llamado por que ni siquiera han mirado su presentación o el 4.387?“. No digo que yo sea mejor candidato que los otros 6.999, solo digo, ¿no me dieron ni siquiera la oportunidad de ir a Madrid a la entrevista y demostrar que yo sí que valía para hacer ese trabajo? A veces también pienso que ojalá se quemen en el infierno todas esas personas que han decidido no contar conmigo (en tema laboral), y aquellas que tampoco me dieron la oportunidad de conocerme. El problema no es que yo me queje en mi espacio personal, sino que cada vez conozco más gente, de mi edad, más mayor y más joven que NO SABEN QUÉ HACER CON SU VIDA. ¡Ah! Y el perfil del 90 por ciento de estos jóvenes es con 1 o 2 carreras, 1 o 2 idiomas (además del materno), y máster ¿os parece justo? No me quiero envenenar más, pero ahí lo dejo.

Y volviendo a Londres, a ese que te sorprende cada día justamente el otro día encontré una familia española (madre e hija) que han montado un negocio enfrente de mi casa. Se trata de una cafetería (al estilo Reino Unido, para llevar), y la verdad que se agradece ver un trato así como muy de pueblo, muy cercano.  Por cierto, aquí este año hemos tenido verano.

 

Besos y abrazos.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: